18ºC H 80%
Martes 25.04.2017
11/04/2017

Crónica

CORAZÓN SOLIDARIO

Rescatistas yerbabuenenses fueron los primeros en llegar a La Madrid

Cinco vecinos de nuestra ciudad se convirtieron en héroes anónimos que salvaron a muchas familias de las aguas. No se tomaron fotos, ni subieron videos a las redes sociales. No podían perder el tiempo. Lo único que les importaba era resguardar a las pobladores del sur. Enteráte quiénes son.
Ampliar (1 fotos)

LA MADRID. El grupo de rescate Camello, sirvió a los vecinos del sur de la provincia durante las inundaciones que afectaron la localidad.

Apenas se enteraron que en el sur de la provincia había una inundación, cinco vecinos de Yerba Buena no dudaron en subirse a un pequeño auto para dar todo de sí. Como son rescatistas y bomberos entrenados, colaboraron con los madrileños perjudicados para trasladarlos a las escuelas más próximas y a casas de familiares.

Emilio Aguirre, Cristian Argañaraz, Nicolás Zelaya, Federico López y Carlos Peralta, integrantes del grupo de rescatistas Camello, trabajaron sin parar con lo poco que tenían: un vehículo, cuerdas y alimentos. 

El primer día en que la correntada se adueñó de La Madrid, estos voluntarios se pusieron manos a la obra para salvar lo poco que les quedaba a las familias. Levantaron electrodomésticos y muebles, e hicieron rescates con cuerdas para cruzar a la gente de un lado a otro, en las zonas más inundadas. Fueron uno de los primeros rescatistas en llegar al lugar, en el momento más difícil. 

Carlos Peralta, bombero voluntario de alma, con entrenamiento certificado en maniobras de rescate y trabajador del Concejo Deliberante de Yerba Buena, coordina al grupo creado hace meses y que habitualmente colabora voluntariamente con nuestro municipio para asistir al personal municipal en contextos de crisis climatológicas y rescates.

El hombre contó a El Mirador que, junto a sus compañeros, viajaron a La Madrid para hacer rescates. “Fuimos el primer día. Había pocos rescatistas trabajando y mucha gente con necesidades. Pusimos de nuestro propio bolsillo para cargar de combustible el tanque del auto que no paró en todo el día”, explicó Peralta, que además contó que haciendo uso de nudos y sogas pudieron rescatar a muchos vecinos.

"No tuvimos tiempo de sacar fotos. Lo único que nos importaba era estar ahí para ayudar a los vecinos que veían cómo perdían todo lo que tenían", contó Peralta. 

El valioso aporte de la agrupación, si bien no fue difundido por los medios, tuvo gran resonancia entre los pobladores. Así lo afirmaron a este portal, vecinos de la localidad que agredecieron, además, las donanciones enviadas por distintas organizaciones locales. 

Una muestra más de que, con buenos gestos y mejores intensiones, los ciudadanos de Yerba Buena podemos prestar un servicio colectivo, sin afanes de gloria. Dicen que servir al prójimo es ley primera. Estos rescatistas, reconocidos por su vocación de servicio, es motivo de orgullo para nuestra ciudad. 


Recomienda esta nota: