21ºC H 67%
Jueves 19.10.2017
06/03/2017

Tecno

HOGARES TUCUMANOS

La energía solar podría ahorrar un 25 % del consumo eléctrico

Científicos tucumanos obtuvieron esos datos simulando la instalación de paneles fotovoltaicos instalados en los techos de edificios del centro tucumano. Estos sistemas estarían conectados a la red eléctrica de baja tensión.

El Gobierno Nacional declaró a 2017 como “año de las energías renovables” para tomar conciencia sobre la importancia de generar fuentes alternativas. En momentos de escasez energética y de pujas por los nuevos aumentos en las tarifas de electricidad, la energía solar se vuelve una gran alternativa. Captada mediante paneles o sistemas fotovoltaicos (SFV) en los techos de edificios podría satisfacer gran parte de la demanda. Investigadores de la UNT simularon la instalación de SFV, conectados a la red eléctrica de baja tensión, en 30 manzanas del centro de San Miguel de Tucumán. El estudio indica que aportarían un 25% de la demanda de energía de la zona.

El cálculo se efectuó mediante un sistema computacional denominado PVsyst, herramienta utilizada mundialmente para el diseño de instalaciones fotovoltaicas. Este programa posee una amplia base de datos de los principales componentes usados en una instalación de paneles. También cuenta con una base meteorológica que permite dimensionar la instalación en función de su ubicación y de su inclinación, y con un diseño en 3D que posibilita calcular las pérdidas y la producción de energía.

  • Los autores del estudio son los ingenieros Jorge González y Adolfo Parellada, investigadores y docentes de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología (FACET) de la UNT. Publicaron su trabajo recientemente en el Congreso de la Asociación Argentina de Energías Renovables y Ambiente (ASADES).

Los expertos calcularon que los paneles instalados en 30 manzanas del centro tucumano, en unos 10 mil metros cuadrados disponibles, generan 18,5 GWh/año de energía eléctrica. De acuerdo a la información proporcionada por la Empresa Distribuidora de Energía Eléctrica en Tucumán (EDET), esa zona demanda aproximadamente 77 GWh/año. “De ese dato se desprende que los sistemas fotovoltaicos generarían el equivalente a un 25% de la demanda total de energía de esa área”, estimaron González y Parellada.

  • Los investigadores analizaron que una residencia familiar tipo en Tucumán puede consumir unos 3.000 kWh/año. Por lo tanto, según explicaron, la energía producida por los paneles solares en 30 manzanas del centro, cubriría la demanda de unas 6.000 de estas viviendas.

Los profesionales tomaron como referencia un sistema fotovoltaico que genera 3 kW de potencia. Eligieron esta medida porque es capaz de producir la energía eléctrica suficiente como para abastecer la demanda anual de una residencia media en San Miguel de Tucumán. Contaron, además, que ellos ya instalaron un sistema fotovoltaico de estas características en la FACET, a comienzos de 2016, y que monitorean en forma permanente su funcionamiento.

Además de aportar electricidad, los ingenieros destacaron que los panales evitarían la emisión de dióxido de carbono (CO2) producida por una central eléctrica convencional. El CO2 es uno de los principales gases del efecto invernadero, responsable del calentamiento global de origen humano y del consecuente cambio climático. González estimó que la electricidad generada por los paneles en el centro tucumano evitaría la emisión de 9.000 toneladas de CO2; es decir, el equivalente a lo que producen 9.000 autos circulando en un año.

Mayor ahorro en casas

González sostuvo que los SFV instalados en el techo de una casa podrían aportar el 100% de la demanda energética de ese hogar e, inclusive, más electricidad que la requerida. Señaló que el cálculo es muy simple: tanto un edificio de 10 pisos como una casa cuentan con un único techo; pero mientras que en el primero habitan unas 40 familias (cuatro departamentos por piso), en la casa viven, por ejemplo, cuatro personas.

“Obviamente la demanda de electricidad de un edificio es mucho mayor a la de una casa y por eso, si estos paneles se instalan en una propiedad horizontal, el aporte de electricidad sería mucho mayor al estimado en este estudio”, puntualizó.

Cuánto cuesta instalar un panel

Los profesionales explicaron que un sistema fotovoltaico como el de la FACET cuesta aproximadamente $ 150.000; pero el valor puede disminuir si existe más demanda en la región. Aclararon que en la Argentina estos sistemas no tienen un valor de mercado fijo porque su uso no es generalizado.

González y Parellada coincidieron en que es necesario impulsar el sistema de venta de los materiales para los SFV y que sus instaladores deben estar matriculados o inscriptos, para que se eviten errores en la instalación. Agregaron que actualmente cuesta U$S 3 el vatio pico instalado; es decir, el costo global que incluye los paneles, el inversor, la mano de obra, los cables, la protección, etc.

En el mundo y en Argentina

En el plano internacional los países pioneros en la instalación de SFV son Alemania, Italia, España, EEUU, Japón y, más cerca de la Argentina, los estados vecinos como Chile, Uruguay y Brasil, que tienen legislaciones muy avanzadas en la materia. “Los paneles solares no son nada nuevo; hay antecedentes muy claros, tanto en Europa como en la región, con excelentes resultados”, concluyeron los especialistas.

En nuestro país sólo tres provincias argentinas tienen vigente una ley de generación de energía distribuida: Salta, Mendoza y Santa Fe. En Tucumán, el 27 de octubre último se aprobó una norma al respecto, pero aún no se reglamentó. La norma contempla que la Caja Popular de Ahorros de Tucumán provea una línea especial de créditos para instalar los equipos y la posibilidad de reintegrarlos en hasta 60 cuotas.

Ventajas al bolsillo y al ambiente

La inversión de los SFV según el esquema de tarifa elegido podría amortizarse en un plazo de 5 o 6 años

Disminuyen la emisión de CO2 a la atmósfera

Promueven la generación de empleos en la región vinculado a la mano de obra de instalación y al movimiento del mercado de materiales.

Impulsan al usuario al ahorro energético porque él mismo produce la energía que consume y le ayuda a tomar conciencia sobre el cuidado de la misma.

Por Daniela Orlandi / [email protected]

 


Recomienda esta nota: