21ºC H 46%
Sábado 18.08.2018
16/07/2018

Comer y beber

+ RECETAS

Cheesecake de cerezas

No podrás resistirte a esta tarta de queso y cerezas.

Aunque se cree que el cheesecake tiene su origen en Nueva York, existen escritos que revelan que el primer pastel de queso se elaboró en la antigua Grecia. Incluso los atletas de las primeras olimpiadas del año 776 a.C. eran premiados con un trozo de esta tarta, nada parecida a la actual, tras sus logros en las competiciones.

Más tarde, los romanos innovaron la receta añadiendo huevos a la mezcla y cociéndola en los antiguos hornos de ladrillos de aquella época. Hasta el siglo XVIII, al cheesecake se le añadía levadura. Fueron los europeos los que modernizaron esta receta mundialmente conocida junto con la tarta de zanahoria, carrot cake, pincha para ver receta.

Caracterizada por una base crujiente de galletas, el relleno debe ser cremoso y la parte superior ligeramente dorada. Normalmente, se acompaña de mermeladas de diferentes frutas, siendo la más habitual la de frambuesas y grosellas.

Date un capricho el fin de semana y elabora esta receta que no podrás parar de comer, acompañada de una S.Pellegrino y un vermouth con unas piedras de hielo y corteza de naranja.

Cheesecake de cerezas

Ingredientes para un molde 24 centímetros

Para la base

250 g de galletas tipo digestive

100 g de mantequilla sin sal

Para el cheesecake tradicional

350 g de queso crema

200 g de azúcar glas

4 huevos medianos (200 g)

200 ml de nata líquida para montar

½ vaina de vainilla

Ralladura de limón

Para la mermelada

100 g de cerezas frescas

100 g de azúcar moreno

Piel de limón

Elaboración paso a paso

Con la ayuda de un robot de cocina, triturar las galletas hasta que queden bien rotas. Derretir la mantequilla y mezclarlas con las galletas.

Forrar el molde con papel de horno, tanto en los laterales como en la base. Extender la mezcla de galletas hasta cubrir bien la base y los laterales. Dejar enfriar en la nevera durante 15 minutos.

Sacar el queso crema de la nevera unos 10 minutos hasta para que este más blando y manejable. Batir el queso junto con el azúcar.

Una vez esté el queso bien cremoso, añadir un huevo, batir e incorporar el otro. Ir añadiendo la nata líquida, la ralladura de limón y media vaina de vainilla que previamente hemos cortado por la mitad y extraído sus semillas. Es muy importante mezclar más que batir todos los ingredientes.

Sacar la base de la nevera y rellenar con la crema de queso. Extender bien y hornear a 180 grados durante 1 hora.

Mientras, cortar las cerezas por la mitad y retirarles el hueso. Colocar 100 gramos de fruta limpia y 100 gramos de azúcar en una olla a fuego medio durante unos 30 minutos para lograr una mermelada casera muy natural.

Una vez cocida y fría la cheesecake, cubrir con la mermelada de cereza y ralladura de cítricos (limón y naranja).

‘Armonías en Sabores y Fragancias’. Por Juan Muñoz Ramos.

Queso en pastel, galletas, cerezas y un sabor dulce con puntos ácidos y cremosos… En definitiva, riqueza de fragancias con sabores encontrados. Y uno siempre se pregunta… ¿qué poner en estos casos?

Bien, yo lo veo muy claro y una vez catados vermouth Padró & Co y Agua S.Pellegrino mi elección ya está hecha.

Trucos

Si en la cocción la tarta se dora mucho por la superficie, cubrir con un papel de aluminio. Puedes aromatizar la mermelada con corteza de limón o naranja.


Recomienda esta nota: