25ºC H 70
Martes 19.02.2019
24/03/2017

Crónica

EL VESTUARIO

Una pyme familiar que lleva el deporte en su ADN

Una empresa local pudo suplir el lugar que ocupaban franquicias globales y regionales a través de la atención personalizada de sus dueños. Unos yerbabuenenses demostraron que la familia y los negocios, sí pueden ir de la mano.
Ampliar (6 fotos)

EL VESTUARIO DEPORTES. Una empresa familiar que hace identidad en Yerba Buena.

Rugby, fútbol, tenis y golf. No hay deporte que Carlos y Exequiel Ponce de León no hayan practicado juntos en los clubes de nuestros pagos. Padre e hijo supieron forjar una relación próspera que se tradujo en buenos sentimientos y mejores proyectos.

Así, luego de asistir a cada campeonato mundial de fútbol, desde la World Cup USA 94’ hasta el todavía reciente mundial de Brasil, aprendieron a conjugar la familia con el deporte, a través de una empresa común: El Vestuario Deportes.

Compañía que hoy está emplazada en el complejo comercial #Dos, ubicado en Solano Vera y Aconquija. “Queríamos vivir de algo que nos apasionara. Planteamos muchas ideas hasta que un día se nos ocurrió unir el deporte con los negocios”, expresó Exequiel, un administrador de empresas y joven padre que en vez de seguir los caminos tradicionales de su profesión, decidió apostar fuerte por nuestra ciudad y concretar el anhelo de crear una marca propia que tuviera por leitmotiv el concepto de la familia unida. Una dato que, en este caso, no es un lugar común.

El Vestuario Deportes abrió su primer negocio en Yerba Buena allá por el 2011, se expandió hacia la Capital y trascendió fronteras, al abrir una sucursal en Santa María, Catamarca.

El

Los Ponce de León llevan en su espíritu la identidad de nuestra ciudad. Tras 35 años como residentes estables, vivieron todos los cambios que experimentó Yerba Buena tras la transformación de la ciudad dormitorio, en ciudad de servicios.

El Vestuario tomó forma a raíz de empresas afines que se asociaron a Exequiel. “Comenzamos comercializando una marca local y nos proyectamos para promocionar el deporte de manera diferente. Buscamos ofrecer una moda urbana y, a la vez, dar camino a nuestro gusto por los tres deportes que son emblema en Tucumán”, contó.

El

Carlos, aunque no era afín al mundo de los negocios, dio lugar a lo que el instinto -o su corazón, en realidad- ordenaba. Apoyó a Exequiel en todas: “Al comienzo fue una colaboración. Una ocupación paralela a mi profesión de médico otorrinolaringólogo. Desde el arranque me di cuenta que valía la pena vivir esta experiencia tan sana. Quería apoyar a mi hijo a llevar adelante una empresa familiar que trascendiera en el tiempo”.  Una aventura llena de satisfacciones que unió a dos generaciones.

“Yerba Buena es hermosa. Invertimos en un primer local y luego nos decidimos ampliar nuestros horizontes con el traslado del negocio que estaba en el Solar del Cerro a un lugar mejor, a pasos del tradicional Mástil. El pilar de todo parte del sentimiento de amor que nuclea al deporte y la familia. Un detalle que, si se aplicara en nuestras sociedades, podríamos usar para desarrollar un mejor futuro”, razonó el hombre, amante del golf, que nació en los valles calchaquíes catamarqueños y se crio en Tucumán, donde estudió en el Colegio Nacional y, luego, formó su saber en la Facultad de Medicina de la UNT.

Alma emprendedora

Administrar El Vestuario Deportes es siempre un compromiso cargado de esfuerzos. Las casas de deportes no son un negocio fácil. Es necesario consolidar acuerdos con buenos proveedores, analizar los pedidos y el stock, “pero lo fundamental es el respaldo que nosotros tenemos a nivel familiar”.

Exequiel expresó que hoy su empresa transita un proceso de crecimiento, en un momento difícil del país. “Estamos muy vinculados a esta ciudad, a sus cuatro cuadros del rugby y los dos de fútbol. Tenemos una relación consolidada con la comunidad educativa de los colegios de la zona. Por eso nos mudamos a un lugar más cómodo y accesible porque queremos sumar en nuestra propuesta a todos los vecinos”.  

El

Es sabido. La plaza Yerba Buena tiene clientes que quieren buena atención y a precios competitivos. “El Vestuario Deportes promociona marcas que plantean una diferencia con la competencia. Somos proveedores de Tucumán Rugby, Jockey Club, Universitario y Liceo. Tenemos indumentaria y calzado para el tenis, y promocionamos el confort, con la marca Crocs, de la que somos especialistas. Siempre respetando las líneas europeas y americanas que hoy son vanguardia”, contó.

La gratificación de crear empleo  

Exequiel, que es egresado del Colegio Boisdrón, siempre soñó con ser emprendedor. “Me formé en la Facultad de Ciencias Económicas para ser gerente pero aposté por un negocio propio”, expresó. Si bien no tiene las libertades de un empleado o de alguien que siguió el curso normal de su profesión, aprendió mucho de la gratificación que produce  generar trabajo para otros. “A la hora de hacer números, lo primero que pienso es en los empleados. Jóvenes estudiantes y buenos deportistas, que conocieron el mundo laboral gracias a El Vestuario”.

El

¿Qué marcas comercializa?

  • Quince, para la pasión por la ovalada.
  • Umbro y Kdy, para Atlético y San Martín.
  • Crocs, New Balance y Skechers, entre otras marcas, para la vida citadina.
  • Wilson y Babolat, para el tenis.
  • Los galos de Le Coq Sportif, para salir a caminar y hacer trekking.

Las mejores marcas dentro de las posibilidades que ofrece el mercado argentino. El Vestuario Deportes es más que una empresa. Es un estilo de vida bien nuestro que vale la pena apoyar para que Yerba Buena crezca.  


Recomienda esta nota: