29ºC H 61
Martes 19.02.2019
27/06/2017

Crónica

PREOCUPACIÓN EN EL PARQUE SIERRA DE SAN JAVIER

VIDEO: Mirá el invernadero de marihuana que allanaron en Horco Molle

Afectaron 200 m2 de selva de yuntas en el pedemonte yerbabuenense. Los "transas" podrían haber producido más de dos centenares de plantines para la venta ilegal de estupefacientes.
Ampliar (4 fotos)

Nylon, troncos y mangueras de PVC. El invernadero edificado por los transas podría producir 200 plantines de cannabis.

EL MIRADOR. Ingresaron clandestinamente al Parque Sierra de San Javier. Desmontaron 200 m2 de selva de yungas, a escasos 1.000 metros del Caps de Horco Molle y a tan sólo 300 metros de la ruta que lleva a la Escuela de Agricultura de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). En el claro artificial, levantaron una ingeniosa estructura hecha con troncos, mangueras de pvc y un cobertor de nylon traslúcido. Un invernadero en el que, si no hubiera sido detectado a tiempo por el servicio de Guardaparques de la UNT, los transas habrían podido germinar más 200 plantines de cannabis sativa, para luego sembrarlos en el mismo lugar, ocultos por la flora nativa.  

Los narcos de Yerba Buena, que venden al menudeo porros de marihuana en los barrios de La Rinconada, San Eduardo, La Cañada y Nicolás Avellaneda, en San José (reservamos la fuente), no sólo comenten un delito federal, al violar Ley de Tenencia y tráfico de estupefacientes N° 23.737, sino que además destruyen y ponen en peligro los árboles de un reservorio natural que tiene  jurisdicción nacional.

Como lo informó El Mirador, durante la jornada de ayer, una cuadrilla de guardaparques universitarios, agentes de la Patrulla Motorizada de la Policía de Tucumán, Regional Norte, y de la Dirección de Drogas Peligrosas (Di.Dro.P), secuestraron 18 plantines.

El econsistema de las Yungas es un hábitat sensible  

Un periodista de nuestro diario consultó con el guardaparques, Manuel Pachado, jefe del servicio, quien explicó que el operativo forma parte de una serie de controles que realizan los reservistas, con el fin de proteger la flora local y combatir el cultivo de estupefacientes en los terrenos de la Universidad.

Pachado explicó que 10 días atrás, “los porteros del Parque escucharon golpes de machetes en esa zona y que dieron aviso al cuerpo. Durante los primeros días de esta semana, encontramos el sitio. Desde entonces, tratamos detectar a los responsables junto a la Policía”. El guardaparques explicó que estos casos son frecuentes, así como ocurre con la caza y el trampeo ilegal de animales silvestres, necesitan el apoyo de las fuerzas de seguridad porque los criminales siempre están armados y, en varias oportunidades, los reservistas sufrieron amenazas y agresiones.

horco

Si bien era poca la cantidad de plantines decomisados, el guardaparques explicó que por las dimensiones del invernáculo y  del área verde despejada, los sujetos pensaban producir más de 200 plantas.

Pacheco recordó que la producción de narcóticos para consumo personal o con fines comerciales en un predio nacional constituye un delito federal que será investigado por la Justicia. Pidió a la comunidad hacer un uso responsable del Parque y alertar ante la Policía o Guardaparques cuando observen movimientos y personas extrañas al lugar.

horco

El comisario, Horacio Ramírez, jefe de la Di.Dro.P Capital, informó que la fuerza fue alertada por los guardaparques  y dio intervención a la Justicia Federal. “Se trata de plantas de no más de cinco centímetros, que estaban cubiertas como una especie de invernado”, contó. Asimismo, sostuvo que no hay detenidos y que el secuestro fue remitido a Tribunales.

Guardaparques, orgullo provincial

Proteger las yungas y asegurar el adecuado uso comunitario del Parque Universitario Sierra de San Javier. Es el principio que impulsa al cuerpo de Guardaparques de la UNT. El hallazgo, es motivo de preocupación para los científicos y los reservistas, porque el cultivo de plantas exóticas en la reserva natural podría causar un grave daño a la flora nativa, sin contar la ilegalidad de su producción.

Estas prácticas ponen en peligro un recurso sensible y hábitat natural estratégico para nuestra provincia que se ve afectado, además, por el  crecimiento urbano, el menosprecio por el medio ambiente y la acción de plantas exóticas como el siempre verde, las palmeras, el níspero, la mora y la palta. El uso adecuado de las tierras del Parque debería ser la ley primera para todos los tucumanos.

Mirá el video

Recomienda esta nota: