23ºC H 85%
Viernes 14.12.2018
12/07/2018

Crónica

EMBAJADORES CULTURALES

De Estados Unidos a Tucumán, Camila cumplió el sueño de bailar en su tierra madre

De EEUU a Tucumán, Camila Ferrera, hija de una artista tucumana, se lució en el Ballet Estable.
Ampliar (3 fotos)

Camila Ferrera. Foto: Secretaría de Comunicación Pública

Camila Ferrera conoce por dentro el mundo del ballet clásico. Su pasión por la danza comenzó desde pequeña cuando, con tres años, se asomaba desde los palcos para ver bailar a su mamá, Sonia Grimaldi, una tucumana que integró el Ballet Estable de la provincia. Así, a los seis años su madre se convirtió en su primera maestra y, a partir de los nueve años, continuó su formación en la Escuela Americana de Ballet.

Camila nació en Nueva Jersey, Estados Unidos, hace apenas 22 años. Aunque nunca imaginó que iba a mostrar su destreza en la tierra natal de su mamá, siempre soñó con hacerlo.

Tras ser invitada por el Gobierno de Tucumán a través del Ente Cultural de Tucumán, el anhelo de la bailarina principal del Indianápolis Ballet se hizo realidad el pasado fin de semana cuando fue el centro de la escena en el Teatro San Martín, durante la función “Galas de Ballet” que presentó el Ballet Estable de Tucumán, el 8 y 9 de julio, en el marco de los festejos del 202° aniversario de la Declaración de la Independencia Nacional.

La chica que conserva sus rasgos maternos y da fe de su origen multicultural, supo integrarse muy bien a un elenco que le dio una amable recepción en Tucumán. Estos días que pasaron, Camila no estuvo sola. Fue contenida por el afecto de toda su familia tucumana, incluido su papá, un hombre de acento cubano que la acompañaba con cariño y la felicitaba tras cada experiencia.

Al ser consultada, Camila se emocionó cuando contó su satisfacción por haber actuado un día tan importante para los argentinos: “Pude compartir las funciones con el Ballet Estable durante el 9 de Julio, el Día de la Independencia argentina en se declaró en Tucumán”.

Tras ser felicitada junto a bailarines locales por el gobernador, Juan Manzur y el presidente del Ente Cultural, Mauricio Guzmán, en Casa de Gobierno, Camila recorrió el Salón Blanco, donde expresó: “La pasé de diez porque fue un momento súper especial para mí. Pude compartir con todo Tucumán y con mi familia esta experiencia. Con la compañía trabajé muy duro durante dos semanas de ensayos. Salieron muy buenas las funciones y disfruté muchísimo poder dar la parte artística”.

Tierra madre

La joven, que se expresa como estadounidense pero con dejos de argentinidad, contó cómo se sintió durante su visita: “No lo puedo poner en palabras porque Tucumán es el lugar de donde viene mi familia. Recuerdo que con tres años, cuando mi mamá estaba en el ballet de Tucumán, me sentaba en los palcos – del Teatro San Martín – y la saludaba mientras bailaba; ¡y ahora soy yo la que está bailando!”.

Entusiasmada por las manifestaciones del público, la artista aseveró: “El público latino me recibió súper bien” y dijo que la platea la sorprendió cuando la aclamaba: “El público me gritaba ¡Camila! ¡bravo! ¡bravo! Ellos fueron muy apasionados. Allá, en los Estados Unidos, la gente es diferente”, comparó.

Tucumán proyecta tener el mejor ballet argentino

Durante el encuentro, Manzur agradeció a cada uno de los bailarines tucumanos, como a los artistas invitados entre los que, además de Camila, se encontraban el bailarín, Bautista Parada; y el director ruso, Víktor Filimonov.

ballet_provincial_manzur_nn-5El Gobernador dedicó palabras de apoyo al cuerpo estable, a los que aseguró que el Gobierno de Tucumán promoverá capacitaciones con grandes maestros y giras para que “Tucumán tenga el mejor ballet de la Argentina”, prometió. Además, en referencia a Camila, expresó que quizás en un futuro los bailarines provinciales puedan visitarla en Estados Unidos.

La artista dijo que “el recibimiento del Gobernador fue muy lindo y amable. Realmente – el Mandatario – quiere que mejoremos la historia del arte y la cultura en Tucumán. Ahora tenemos que trabajar”.

Trayectoria

Camilia estudió en la School of American Ballet. Actuó en el Teatro David H. Koch con el New York City Ballet en The Sleeping Beauty y The Nutcracker. Fue estudiante en la Escuela Jacqueline Kennedy Onassis (JKO). También fue supervisada por Franco De Vita. Actuó en el Metropolitan Opera House en Le Corsaire de ABT, Mozartiana de George Balanchine y Carnaval des Animaux de Alexei Ratmansky. Fue galardonada con la Beca Intensiva de Verano ABT, la Beca de Entrenamiento Nacional ABT y la Beca Mae L. Wien en la Escuela JKO, otorgada por talento, habilidad y promesa sobresalientes. En 2013 se unió al programa Trainee en la Joffrey Academy of Dance. En 2014, se unió a Joffrey’s Studio Company.

Recomienda esta nota: