21ºC H 44
Jueves 19.09.2019
29/06/2019

Histografías

RECUERDOS

Así era la Primera Confitería cuando se inauguró hace 81 años

Conocé el nombre original del centro social que abrió sus puertas a fines de la década del 30’.
Ampliar (2 fotos)

Primera Confitería. Foto: publicación de la gestión del Gobierno provincial 1935-1939, recuperada por Fotos del Tucumán Antiguo.

Recreo Aconquija. Quizás no todos lo sepan pero este es el verdadero nombre con el que fue bautizada la confitería del Parque Aconquija que por más de 50 años fue un espacio recreativo para la familias tucumanas que iban disfrutar los atractivos típicos de la localidad yerbabuenense de El Paraíso, en la ladera oriental del cerro San Javier.

¿Cuándo se inauguró? 

Sólo las personas más longevas recordarán su inauguración, que se dio un 22 de mayo de 1938. El acto inaugural del bar tuvo un fin benéfico, ya que fue organizado por un grupo de voluntarias del Patronato de Leprosos de Tucumán con el fin de reunir dinero para construir un nuevo pabellón en el Hospital de Aislamiento.

La foto extraída de un libro editado en 1939 y que resume la obra del Gobierno provincial en el período 1935-1938, da pie al recuerdo de los tucumanos.

El camino que unió Yerba Buena con San Javier 

Por aquel entonces, la Provincia impulsó un programa vial para la conquista del cerro San Javier. En 1937 quedó habilitada la avenida Aconquija con dos manos y un canal de desagües pluviales central. En 1938 prolongó la obra vial hasta la cima del cerro San Javier.

Bus serrano 

Para llegar al lugar, los visitantes que no tenían automóvil, podían hacerlo a bordo de la línea K de ómnibus, que iniciaba el servicio en Junín y 24 de Septiembre (San Miguel de Tucumán) hasta el Recreo por 40 céntimos de la época.

¿Qué servicios brindaba la confitería? 

El centro social, que se enmarcaba en un escenario natural privilegiado, invitaba a sus visitantes a la recreación y al relax con los servicios de la confitería, rodeada por la selva de yungas y surcada, en su extremo norte por el Arroyo Muerto. Frente al lugar, se emplazaba una playa de estacionamiento para el servicio de colectivos y automóviles particulares.

Proceso de reformas 

En la década de 1970, el predio fue remodelado para sumar nuevos servicios: una pileta de natación, un extenso sector con sillas y mesas de material para estar cómodos a la hora del picnic, proveeduría, baños, vestuarios y juegos infantiles.

El sitio tuvo distintas concesiones, que garantizaron el funcionamiento eficiente del lugar hasta fines de la década de los 80’. Durante los 90’ el predio perdió su encanto, debido a una pobre administración. Hubo un último intento de renovar su concesión a mediados del 2.000 pero no progresó. Cerrado por aquellos años, el predio fue vandalizado y la acción del ambiente causó daños en su infraestructura. El entorno majestuoso, sus árboles y algunos vecinos, permanecen como testigos silenciosos de un pasado brillante.


Recomienda esta nota: