13ºC H 65%
Sábado 23.06.2018
06/03/2018

Ocio

COMUNIDAD

Más hombres hacen tareas domésticas, pero no crece el tiempo que les dedican

En los últimos diez años aumentó significativamente la participación de los varones en el trabajo doméstico: mientras que en 2005 un 67,6% de los hombres realizaba tareas relacionadas con el hogar, para 2016 ya lo hacía el 83%.

Más individuos, el mismo tiempo, es la conclusión que se desprende de las cifras. Pese al aumento de participación de los varones, en la ciudad las mujeres realizan hoy un promedio de una hora y media más de tareas domésticas que ellos (3,30 horas por día contra 2).

Los datos provienen de la Encuesta de Uso del Tiempo 2016, accesible desde hoy en el nuevo sitio web del Sistema de Indicadores de Género, una iniciativa de la ONU que agrupa estadísticas segmentadas exclusivamente por información relativa a la mujer.

Las tareas domésticas no remuneradas incluyen, por un lado, las actividades "de la casa" propiamente dichas y, por el otro, el cuidado a miembros del hogar, que pueden ser infantes, ancianos o discapacitados. Dentro de las primeras se agrupan preparar y servir la comida, limpiar, lavar ropa, planchar, hacer reparaciones en la vivienda, realizar trámites y pagos del hogar, hacer compras y cuidar mascotas y plantas. Dentro de las segundas entran ir a buscar a los chicos a la escuela o a los adolescentes a un boliche.

Para José María Donati, director general de Estadística y Censos de CABA, el aumento de participación de los hombres en el trabajo doméstico tiene estricta relación con el hecho de que la mujer ingresa cada vez más al mercado laboral formal. "La contracara es que el hombre asume roles que antes se creía que correspondían a la mujer. Amén de que hay más conciencia en los hombres de que, aunque la mujer no trabaje, las responsabilidades del hogar son compartidas", consideró el funcionario.


La brecha entre varones y mujeres activos en el mercado de trabajo sigue siendo de más de 10 puntos en la Capital: comprende al 58% de las mujeres y al 72% de hombres, según datos difundidos ayer, al comenzar la Semana de la Mujer. A nivel regional, la diferencia puede llegar hasta los 23 puntos.

"Hace unos años estaba muy culturalmente definido de qué manera se era hombre y mujer, con una mirada muy rígida en cuanto a las funciones de cada uno. La noción de género ha ido evolucionando", detalló el psicólogo Juan Eduardo Tesone. Consideró que actualmente no hay tanta diferencia entre las funciones que cumplen ellos y ellas. Para el especialista, con la paridad que reina en las parejas de hoy, los roles paternos y maternos pueden ser perfectamente intercambiables; si un bebe llora a la noche, pueden levantarse a calmarlo tanto el padre como la madre. "La cultura hoy permite que cada pareja defina cómo organiza los roles", agregó.

Aunque en general las mujeres todavía son las principales encargadas de las tareas del cuidado del hogar, cada vez más se involucran más varones. En 2005, el 92% de las mujeres y el 67% de los hombres encuestados declararon realizar trabajo doméstico. En 2016, el 90,9% de ellas dijo hacerlo, así como el 83,1% de ellos.

Las horas invertidas en trabajo doméstico no aumentaron proporcionalmente. Los hombres pasaron de dedicar 1h52m a 1h59m por día y, entre las mujeres, bajó de 3h52m a 3h30m.

Toda esta información estadística -y más- pertenece al Sistema de Indicadores de Género que presentó ayer el gobierno porteño. Agrupa datos económicos, políticos y sociodemográficos diferenciados por sexo. El objetivo es visibilizar la situación de género en la Capital y alentar la toma de decisiones de política pública basada en evidencia estadística.

El sistema, disponible en un sitio web y de acceso público desde ayer, fue desarrollado con asesoramiento técnico de ONU Mujeres y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Por el momento hay 64 indicadores agrupados en tres ejes temáticos regidos por la autonomía: la económica, la física y la de la toma de decisiones. Según la Cepal, estas tres autonomías constituyen los principales pilares para lograr una mayor igualdad de género.

Según esta base de datos, en la ciudad de Buenos Aires hay 120 mujeres por cada 100 hombres, y ellas viven, en promedio, seis años más. "Esta diferencia de expectativa de vida tiende a uniformarse entre hombres y mujeres a medida que ellas continúan ingresando al mercado laboral", explicó Donati.

En tanto, las mujeres asisten a la escuela en mayor proporción que los varones. Si se evalúa la franja de población de entre 5 y 17 años, el 97,8% de las chicas va a la escuela y lo hace el 96,7% de los varones.

En la función pública también existen diferencias. El 76% de los cargos de jefes y vicejefes de gobierno, ministros y secretarios están ocupados por hombres, al igual que el 79% de las subsecretarías y el 64% de las direcciones generales. En el Poder Legislativo hay un 35% de mujeres.

Como variable para medir la situación de género, la llamada "autonomía física" hace referencia a la capacidad de preservar la integridad, decidir y tener control sobre el propio cuerpo. Abarca indicadores de acceso a la salud sexual y reproductiva, de violencia y de seguridad en el espacio público.

En la ciudad, entre 2010 y 2016 se duplicaron los casos de violencia atendidos por la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia. Según las cifras de la institución, los casos atendidos pasaron de poco más de 5000 a 10.000.

Además se estima que en la Capital solo una de cada 10 mujeres que es víctima de violencia de género pide ayuda, y que 3 de cada 10 mujeres sufren actos de violencia física por parte de su pareja (actual o anterior) en algún momento de su vida.

LA NACION

Recomienda esta nota: