22ºC H 56%
Jueves 15.11.2018
07/09/2018

Ocio

VIDA AL AIRE LIBRE

Visitá las ecosendas de Villa Nougués

La Fundación para el Desarrollo desarrolló un circuito pensado para tucumanos y turistas.

Desde fines de agosto, tucumanos y turistas cuentan con nuevos motivos para visitar Villa Nougués, a sólo unos minutos de Yerba Buena.

Se trata de un nuevo mirador con vistas excepcionales de la ciudad y tres senderos de baja dificultad que se incorporaron al producto turístico Ecosendas, desarrollado por el Ente Tucumán Turismo en los cerros y yungas. El proyecto fue realizado en conjunto por la Universidad San Pablo T y el organismo provincial con el objetivo de preservar el patrimonio biológico del territorio pedemontano y explotar turísticamente los senderos y miradores para la práctica de trekking. La entidad turística provincial intervino desde su área de Desarrollo con la previsión de cartelería especialmente diseñada para brindar información de valor a los visitantes.

La inauguración se realizó el martes con la presencia del titular del Ente de Turismo provincial, Sebastian Giobellina, la presidenta de la Fundación para el Desarrollo, Catalina Lonac y el intendente de la ciudad de Lules, Carlos Gallia.

“Aquí la gente va a poder conocer la flora y la fauna autóctonas de Tucumán. La idea es integrarlo al birdwatching. Próximamente, junto con Salta y Tierra del Fuego firmaremos un convenio para el avistaje de aves a nivel nacional”, anticipó Giobellina.

El desarrollo de los nuevos miradores y senderos a la vera de la ruta 338 en Villa Nougués surge a través de la Fundación para el Desarrollo. “Desde que la Universidad adquirió las 3.800 hectáreas para nuestra reserva en 2016, tenemos un grupo de biólogos trabajando permanentemente en la recuperación de flora y fauna autóctona. En este caso, hoy inauguramos tres senderos y un mirador que son para todos los tucumanos, por lo que precisamos del involucramiento de toda la comunidad para su preservación”, explicó Lonac.

Estos tres nuevos senderos que llevan tan sólo unos 25 minutos de caminata, se suman a otros dos que ya posee la reserva y que se extienden por una, dos y hasta cuatro horas. “El de cuatro horas es muy bonito y se puede recorrer tanto a pie como a caballo, finalizando en unas cascadas mágicas”, observó Lonac.

La empresaria destacó que “hay un segmento turístico que se mueve para hacer avistaje de aves, algo que tratamos con mucha seriedad en la reserva. En nuestro caso contamos con visitantes de diversas instituciones nacionales e incluso internacionales como el Smithsonian que llegan para estudiar la ruta migratoria de las aves.

Miradores y Ecosendas

Pablo Quiroga, biólogo y responsable de la Reserva San Pablo, explicó el potencial paisajístico y turístico que posee el sitio. “La idea es que las personas puedan abordar los miradores y senderos con mucha facilidad. Aquí se puede sentir la frescura de la selva, el canto de las aves” y agregó: “Cada sendero cuenta con cartelería explicativa acerca de las especies que se pueden hallar”.

A su vez, indicó que “las especies típicas son el horco molle, el laurel, el nogal, el cedro, el mato y el arrayán. También hay una gran diversidad de aves silvestres”.

Con respecto a los tres miradores, el especialista explicó que cada uno está proyectado con una temática diferente. “El primero tiene cartelería con la silueta de las aves rapaces que pueden hallarse para que las personas las reconozcan. Es muy frecuente ver águilas y halcones”, especificó Quiroga. “Mientras, los otros dos miradores, que se inaugurarán próximamente, están vinculados uno con la flora y el otro con la fauna autóctona”.


Recomienda esta nota: