22ºC H 44
Jueves 06.08.2020
11/07/2020

Ocio

Cinco juegos de mesa para practicar idiomas durante la cuarentena

Lingüistas de la aplicación Babbel recomiendan cinco juegos para ayudar a practicar otras lenguas de manera fácil, entretenida y desde casa.
Ampliar (1 fotos)

Los expertos comparten aquí algunos juegos de mesa que existen en muchas lenguas o que se pueden adaptar para practicar las habilidades en otros idiomas.

En tiempos de pandemia y ante la prolongada extensión del aislamiento obligatorio, los juegos de mesa se convierten en una excelente alternativa para divertirse en familia y al mismo tiempo aprender. Por eso, lingüistas de la aplicación para el aprendizaje de idiomas Babbel recomiendan 5 juegos de mesa clásicos que pueden ayudar a practicar otras lenguas de manera fácil, entretenida y desde casa.

1) ¿Quién es quién? (o “A quién elijo?”): nivel principiante

Aunque es en teoría un juego para niños, el “¿Quién es quién?” es una buena herramienta para practicar preguntas comunes en otro idioma. Este juego se enfoca principalmente en el vocabulario para describir a una persona, lo que puede ser muy útil, especialmente si hay que describir a alguien en un examen de idiomas.

Uno de los beneficios de este juego es que está disponible en diferentes idiomas. Las reglas son exactamente las mismas y no hay diferencias de una a otra.

Es recomendable para quienes apenas están comenzando a aprender otro idioma, pero siempre habrá formas de usarlo en un nivel más avanzado. Se puede enfocar en diferentes detalles o en características muy específicas de las imágenes para tratar de describir a los personajes. También se pueden intercambiar las imágenes en las tarjetas por celebridades para describir más a fondo sus vidas y carreras, aumentando así el vocabulario.

Este es un juego genial porque puede ser divertido, imaginativo y de gran ayuda a la hora de desarrollar habilidades lingüísticas sólidas ya que su principal objetivo es encontrar sinónimos de palabras o comparaciones graciosas. Es especialmente bueno para aumentar el vocabulario de adjetivos y sustantivos en un nuevo idioma.

Si bien hay versiones de “Manzanas con manzanas” en otros idiomas, en general se encuentra solo en inglés.

Afortunadamente, las reglas de juego son tan sencillas que se puede adaptar a otros idiomas. Por ejemplo, se pueden crear listas de adjetivos y sustantivos en francés y colocarlos en tarjetas de diferentes colores (claro está, cuanto más extrañas y rebuscadas sean las palabras, más emocionante será el juego).

Cuando se trata de juegos de mesa sobre el lenguaje, Scrabble es probablemente la opción más obvia. Un juego en el que intentas formar palabras con determinadas letras se puede convertir fácilmente en una herramienta idónea para practicar un nuevo idioma. ¡Puede que sea difícil al principio, pero a medida que se aumenta el vocabulario, se irá mejorando cada vez más!

Existen dos maneras de usar Scrabble en otros idiomas: comprar otras versiones (especialmente en inglés) o usar la versión en español para diseñar una propia versión del juego revisando las distribuciones de las letras y la cantidad de puntos para que tenga sentido.

Hay una corriente mundial de jugadores de Scrabble en un idioma extranjero. Uno de los mejores jugadores de Scrabble es Nigel Richards, quien ganó el Campeonato Mundial de Scrabble en francés, pero no habla francés. El secreto con el que Richards logró ganar la competición fue memorizar la mayor cantidad de palabras del diccionario francés de Scrabble. Tal vez este sea el mejor ejemplo para demostrar que con Scrabble no necesariamente se necesita saber qué significan las palabras. Es más, se puede añadir un grado de dificultad a este juego de mesa cambiando las reglas y obligando a los jugadores a definir algunas de las palabras creadas.

Este es otro de esos juegos de palabras que funcionan en una gran cantidad de idiomas (aunque se limita a los idiomas del alfabeto latino). El objetivo del juego es encontrar la mayor cantidad de palabras que comiencen con una letra específica y, adicionalmente, dichas palabras deben encajar en una de las 12 categorías posibles (como por ejemplo “fruta” o “animal”).

Al igual que Scrabble, el Tutti Frutti brinda otra oportunidad no solo para practicar vocabulario, sino también para definirlo.

Se puede comprar la versión física del juego o desarrollar una versión propia que se adapte mejor al idioma que se está aprendiendo. Lo único que realmente se necesita es un pedazo de papel, una lista de categorías y un sistema aleatorio para elegir qué letra debe comenzar cada ronda.

Este juego es uno de los más imaginativos del mercado y lo mejor es que a la hora de jugarlo, no hay límites. Ahora bien, tal vez no sea el juego para aprender más fácil de todos, sin embargo, puede ser una experiencia muy gratificante para quienes quieran ir más allá.

Se puede jugar completamente en otro idioma o combinar varios, convirtiéndolo en un juego bilingüe, donde ciertos personajes hablan un idioma y otros personajes otros.

Para jugadores principiantes se puede poner ciertos elementos del juego en otro idioma. Así, a medida que se avanza en las aventuras en este mundo ficticio, se podrá mejorar las cualidades y aptitudes lingüísticas en otros idiomas.


Recomienda esta nota: