15ºC H 37
Sábado 19.09.2020
14/09/2020

Regionales

Inusual actividad en mercado de opciones: ¿qué riesgos hay?

Lo que activó las alarmas de Wall Street es la inusual disparada en la actividad del mercado de opciones.

La última semana se conoció que SoftBank, el conglomerado nipón liderado por Masayoshi Son, había adquirido derivados de las principales empresas tecnológicas de Sillicon Valley por aproximadamente u$s4.000 millones. El temor que despertó entre sus inversores alcanzó para borrar más de u$s9.000 millones de su valor bursátil en tan sólo una jornada. Fue con esto como catalizador que las miradas se volcaron hacia un instrumento que, tras ganar fuerte tracción en los últimos meses, comenzó a generar suspicacia entre inversores: las opciones de compra o call options.

¿Qué son las opciones de compra?, ¿por qué ganan relevancia en el mercado bursátil? y ¿qué efecto tienen sobre el mercado? Las opciones son un derivado financiero generado por un contrato que otorga al portador el derecho a comprar (opción de compra o call option) o a vender (opción de venta o put option) el activo subyacente a un precio predeterminado. Un solo contrato, que es transado en el mercado de capitales, da el derecho a comprar 100 acciones. Esto implica que por medio de ellos se gana una fuerte exposición a una acción con un desembolso inicial relativamente bajo. Por ejemplo, un inversor con sentimiento alcista con respecto a Tesla puede comprar opciones de compra y asegurarse exposición a la acción por menos de un 10% de lo que costaría adquirir el subyacente. Considerando que hasta finales de agosto esta acción sólo subía se puede comprender por qué los inversores se vuelcan a las call options.

Lo que activó las alarmas de Wall Street es la inusual disparada en la actividad del mercado de opciones. Generalmente, las opciones son utilizadas por inversores experimentados como un reaseguro ante desplomes repentinos en los mercados. Empero, la tendencia de los últimos meses demuestra otra cosa: los inversores atesoran opciones de compra de las grandes empresas tecnológicas que lideraron la reconstrucción del mercado, especialmente Tesla y Apple. De hecho, al viernes el ratio de opciones de venta a opciones de compra de Apple era el mínimo en los últimos 10 años.

El problema es que la magnitud que adquirió el mercado de calls desencadenó una serie de distorsiones en el mercado y generó un circulo (¿vicioso?) por el cual las principales acciones tecnológicas suben inconteniblemente. Es una profecía autocumplida: los agentes que venden las opciones de compra adquieren el activo subyacente como cobertura, generando demanda, aumentando el precio del subyacente y valorizando los propios contratos. Pero el mercado también baja y es allí cuando, traccionado por los volúmenes récord de derivados, se generan fuertes correcciones. Los inversores más experimentados se preguntan si es esto lo que vimos en las últimas dos semanas.

Si bien la estrategia de inversión de SoftBank estuvo en el ojo de la tormenta, especialistas de mercado aseveran que este fenómeno es más amplio. Se estima que los inversores no especializados ni profesionales, que ganaron centralidad gracias al éxito de las plataformas de trading sin comisiones, pagaron en torno a u$s40.000 millones en primas para la adquisición de calls en el mes de agosto. Los usuarios de plataformas como Robinhood se han volcado masivamente a las opciones para amplificar sus retornos y, como suele acontecer en estas app, el interés se concentró sobre los gigantes de Sillicon Valley. Será interesante analizar si los movimientos de las últimas semanas ahuyentan a los pequeños inversores.

La creciente volatilidad llevó a que el mercado reflexione sobre los fundamentos e instrumentos que florecieron en medio de la pandemia. Cuanto del bull market desde marzo fue impulsado por el crecimiento exponencial de las opciones de compra es difícil de determinar. Lo más importante es destacar que las opciones son un instrumento financiero crecientemente determinante en los mercados de capitales. Las suspicacias pueden surgir cuando se generan burbujas que se retroalimentan y apartan a los activos financieros de sus propios fundamentos.


Recomienda esta nota: